Córdoba 957 614 637 Madrid 910 052 375 Málaga 951 204 115

El empoderamiento femenino; la tendencia de marketing que aumenta la rentabilidad de las campañas

¿Cómo han cambiado los estereotipos en la publicidad? ¿Evolucionan o se mantienen inmutables a los cambios sociales?

En el post de esta semana os contamos una de las últimas tendencias de marketing: la publicidad basada en el empoderamiento de la mujer.

 

Algo está cambiando…

Algo está cambiando en la publicidad. Y es que, la irremediable unión entre publicidad y cambios sociales, hacen que las marcas busquen empatizar más con su público rompiendo estereotipos. La realidad es que, el empoderamiento femenino es algo que se lleva reclamando desde hace años y que, a día de hoy, se ha enfatizado más aún (si cabe).

Los últimos cambios sociales producidos en los países occidentales ha llevado a algo así como una revolución femenina. Cientos de miles de mujeres se manifiestan en busca de sus derechos en días señalados como el 8 de marzo, y luchan a diario por conseguir una igualdad efectiva en el ámbito laboral.

 

Fem-vertising ¿Qué es?

La tendencia que pone en el centro de las estrategias de marketing al empoderamiento de la mujer fue denominada Fem-Vertising. Este tipo de publicidad pone en relevancia el poder de la mujer en la sociedad y es acorde al cambio social que experimentan la mayoría de países desarrollados.

El empoderamiento femenino; la tendencia de marketing que aumenta la rentabilidad de las campañas - ExpacioWeb

Se considera fem-vertising a la publicidad realizada a favor de la mujer, con mensajes e imágenes que empoderan a mujeres y niñas. El empoderamiento hace referencia a “el proceso por el cual las mujeres, en un contexto en el que están en desventaja por las barreras estructurales de género, adquieren o refuerzan sus capacidades, estrategias y protagonismo, tanto en el plano individual como colectivo, para alcanzar una vida autónoma en la que puedan participar, en términos de igualdad, en el acceso a los recursos, al reconocimiento y a la toma de decisiones en toda las esferas de la vida personal y social.

 

Grandes compañías empoderan a mujeres.

Una de las primeras compañías que incluyó el empoderamiento de la mujer en su estrategia comercial fue Dove. O al menos fue en una de las más oídas y comentadas en todo el mundo. La marca de productos de cuidado personal, empezó incluyendo el término belleza real en sus campañas, con la intención de desmitificar los cánones de belleza, y lo acompañó de “modelos reales”: mujeres sin medidas estratosféricas, y con proporciones propias de la sociedad real.

 

Anuncios como estos, fueron bien recibidos por los consumidores y aplaudidos por muchos de ellos, por lo que se convirtió en el germen del empoderamiento de la mujer en el marketing.

 

A Dove le siguieron otras empresas como Always o Pantene. Sin embargo, la tendencia fem-vertising no sólo se redujo al sector de “productos femeninos”. En la actualidad, empresas de toda índole se han cambiado al bando femenino, incluso aquellas que comercializan productos originalmente pensados para hombres. El claro ejemplo de Gillette es uno de los más recientes incluyendo en sus campañas mensajes como:

El marketing ha seguido de cerca la tendencia del empoderamiento femenino pero, ¿cuál es la verdadera razón por las que las marcas se han lanzado a esta tendencia?

En primera lugar destacar que, muchas de ellas, lo han hechos en línea a sus pensamientos. Sí, muchas marcas y sus correspondientes directivas, están de acuerdo con la equiparación de los roles femeninos y masculinos, y así lo promueven en sus estrategias comerciales. En otros muchos casos, el empoderamiento de la mujer se ha convertido en un elemento más para llegar de manera cercana y diferente al público.

Sabiendo que los consumidores esperan cada vez más de las marcas, que un nombre comercial se convierta en otro “luchador más” por la causa lo hace más atractivo al público y además crea conciencia de que no hace falta ser una ONG para encabezar causas sociales. Por lo que es inteligente adoptar este tipo de tendencias en sus estrategias de comunicación.

 

El empoderamiento femenino, una publicidad más rentable.

Vario estudios evidencian que, incluir el empoderamiento de la mujer en sus campañas, mejora la rentabilidad de las mismas. Así lo demostró el estudio realizado por Facebook IQ el pasado año 2017. Los resultados demostraron que entre un 8 y 10% de los estadounidenses respondían  más positivamente a marcas que realizaban publicidad en El empoderamiento femenino; la tendencia de marketing que aumenta la rentabilidad de las campañas - ExpacioWebfavor a la mujer, en comparación con marcas que no lo hacían. Además, señalaba que el 48% de los hombres y mujeres encuestados afirmó sentir más fidelidad hacia marcas que promueven publicidad a favor de la mujer; y el 45% de los hombres encuestados aseguró que prefiere comprarle a esas marcas.

 

A su vez, el estudio realizado por SheKnows respaldó esta tendencia. Los resultados dejan claro que el empoderamiento femenino en publicidad es un buen reclamo para llamar la atención y fidelizar a las consumidores. Más del la mitad de las encuestadas dijeron haber comprado productos de ciertas marcas después de ver anuncios positivos hacia la género femenino. En consonancia, el 94% de ellas consideró dañino usar a la mujer como sex-symbol. En la otra cara de la moneda, el 25% de los hombres afirmó seguir comprando una marca o producto a pesar de que se dañe la dignidad femenina.

 

¿Qué pueden hacer realmente las empresas para reforzar el empoderamiento de la mujer?

No crear estándares estéticos irreales que promuevan la “cosificación” de la mujer, descartar el lenguaje exclusivo, descartar campañas machistas son algunas de las acciones que pueden realizar las empresas en favor al empoderamiento de la mujer. Sin embargo, existen otras muchas fuera de la mera comunición, marketing y publicidad. Son verdaderas medida igualitarias de carácter interno:

  • Promover la igualdad de condiciones y oportunidades para los trabajadores, sean del sexo que sean, sin excusas.
  • Fomentar la conciliación laboral. Ofrecer flexibilidad de horarios y lugares de trabajo para que, tanto padres como madres, puedan conciliar su vida laboral y su vida familiar. Para ello, sería recomendable que el trabajo esté orientado por objetivo, no por horas ( y más horas). Y por supuesto, no asumir que sólo las madre son las que necesitan conciliar, sino también ellos.
  • Ofrecer igualdad de oportunidades para acceder a puestos de dirección. De esta manera, eliminaremos el conocido como “techo de cristal”. Esto conlleva a concebir el poder como una cuestión de personas valiosas por sus conocimientos y experiencia, y no en función femenino/masculino.

 

SI NECESITAS AYUDA PARA CREAR CAMPAÑAS FEM-VERTISING NO DUDES EN CONTACTAR CON NOSOTROS ¡¡PODEMOS AYUDARTE!!

Valora este post
[Total:0    Promedio:0/5]
Francisco Rubio

Francisco Rubio

CEO de ExpacioWeb Digital Marketing. Emprendedor y empresario. Debilidad por el marketing digital y el social media.

Más artículos de Francisco Rubio

Deja un comentario

Cuéntanos cómo podemos ayudarte y nos pondremos en contacto contigo.